Escándalo en la Liga francesa de balonmano: su presidente aceptará un año de prisión condicional por «corrupción de menor»

Escándalo en la Liga francesa de balonmano: su presidente aceptará un año de prisión condicional por «corrupción de menor»

El mundo del deporte vuelve a estar conmocionado. Se trata, en esta ocasión, del escándalo en la Liga francesa de balonmano: su presidente, Bruno Martini, de 52 años, acepta un año de prisión condicional por «corrupción de menor» y «grabación de imágenes de pornografía infantil«.

Según la emisora France Info, que cita fuentes judiciales, el ex portero internacional fue detenido el lunes y, tras dos días de interrogatorios bajo arresto, quedó en libertad.

Hoy se conocerá la ratificación del juez que le ha impuesto una multa de 2.500 euros y cinco años de inhabilitación, aunque el fiscal pedía cinco años de prisión y multa de 75.000 euros.

La ministra de deportes francesa, Amélie Oudéa-Castéra, ha mostrado su consternación en redes sociales «estoy profundamente conmocionada por esta información que ha sido retomada por los tribunales», señaló.

Comme chacun ce matin, je suis profondément choquée par ces informations dont la justice s’est saisie.

Les instances du handball se sont rapidement mobilisées et se réunissent à 13h autour d’un comité directeur exceptionnel de la @LNHofficiel, en présence de la @ffhandball. 1/3 https://t.co/vxTMByl7Ug

— Amélie Oudéa-Castéra (@AOC1978) January 25, 2023

🔴 ALERTE INFO

Bruno Martini, le président de la Ligue de handball, a été condamné à un an de prison avec sursis et 2 500€ d’amende pour «corruption de mineur», lors d’une comparution sur reconnaissance préalable de culpabilité.

➡️ Plus d’infos : https://t.co/vOAot6GTVi pic.twitter.com/pFJ6uhqTvM

— franceinfo (@franceinfo) January 25, 2023

En el origen de esta investigación, abierta en junio de 2020, está la denuncia de un adolescente de 13 años, que supuestamente fue contactado a través de las redes sociales por un hombre con el que, tras mantener diferentes conversaciones, intercambió selfies y vídeos de carácter sexual.

Le llegó a proponer una cita física y quiso pagar el taxi, pero el menor finalmente dio marcha atrás en el último momento.

La policía consiguió descubrir que detrás de ese hombre, que no utilizaba su verdadero nombre, estaba en realidad Bruno Martini, y lo detuvo en su domicilio de París.

Reconoció ante la autoridad que se había puesto en contacto con el chico, pero alegó que pensaba que tenía más de 15 años.

Deja una respuesta