La sonrisa de Alonso que alimenta la esperanza en ‘La Misión’: todo al verde en 2023

La sonrisa de Alonso que alimenta la esperanza en ‘La Misión’: todo al verde en 2023

Fernando Alonso no descansa ni siquiera cuando descansa. En las últimas semanas, a pesar de que su futuro monoplaza se encuentra aún en desarrollo y él se encontraba de vacaciones, no paró un segundo de prepararse física y mentalmente para la nueva temporada de Fórmula 1, como exhibió en sus redes sociales.

A sus 41 años, hasta el más mínimo detalle puede marcar la diferencia entre el fracaso y el éxito, y él lo sabe mejor que nadie. Por eso tampoco ha tardado en incorporarse al trabajo con el resto del equipo de ingenieros de Aston Martin en su base de operaciones, en Silverstone, donde seguirá trabajando de forma incansable para hacer de ‘La Misión’ una realidad. El AMR23 será desvelado oficialmente el 13 de febrero, y el asturiano no parará hasta la fecha para conseguir el coche más competitivo que pueda.

Desde la propia escudería aún son cautos, y saben que están muy lejos de pelear el campeonato del mundo… por ahora. Sin embargo, cuando se trata de Alonso nunca se puede decir nunca. Su principal prioridad ha sido la fiabilidad, que le lastró sobremanera el pasado año con Alpine, y a partir de ahí, tanto él como Aston Martin seguirán intentando mejorar el coche todo lo posible, por si puede caer un podio o una victoria en alguno de los 23 grandes premios del año.

Por lo pronto, lo más ‘fiable’ es la sonrisa de Fernando al llegar a la fábrica de Aston Martin en Silverstone, compartida por la propia escudería. El equipo propiedad de Lawrence Stroll está desarrollando la futura mejor fábrica de F1 del mundo, mientras dos auténticas eminencias como Dan Fallows y Eric Blandin trabajan en su coche.

La FIA ya les ha prohibido implementar un nuevo modelo de alerón trasero con mayor capacidad de carga aerodinámica, pero no parece que vayan a poder detener el ambicioso proyecto del equipo verde. Con un coche renovado y la infinita ambición de Alonso, sus objetivos a medio plazo parecen más cercanos que nunca, y si el progreso sigue su curso, podríamos tener a Fernando hasta los 44 años en la máxima categoría del automovilismo.

Deja una respuesta